Etiquetas

miércoles, 15 de enero de 2014

Cada cuatro años algo nos motiva, nos mueve y se nos incrusta la emoción.Vemos el cielo celeste y blanco, el corazón late el Himno Nacional Argentino y nuestras gargantas se inflaman eufóricas llenas de aliento, esperanza y emoción, una copa, solo una copa nos embriaga de esa Argentinidad al palo, vivimos, soñamos, y también jugamos con el alma, con el corazón, y con la mente en lo alto del flamante cielo implorando y sintiendo el hambre de gloria, porque ser Argentinos es muy nuestro...